martes, 19 de abril de 2011

Semana Santa

El acontecimiento más importante de nuestra fe es la muerte y la resurrección de Jesús. Esto es lo que celebramos en esta semana santa.
La muerte de Jesús tiene sentido, porque la única ofrenda agradable a Dios y reparadora de nuestros pecados es el hijo de Dios, ninguna otra ofrenda es propicia para nuestra salvación. Si Jesús no hubiera muerto por nosotros jamas hubiéramos cancelado la deuda que teníamos con Dios Padre. En la muerte de Jesús reconocemos el amor de Dios Padre a cada uno de nosotros.
Pero este acontecimiento va de la mano con la resurrección. Sí Jesús no hubiera resucitado inútil seria nuestro 2000 años de cristianismo. En el se nos presenta también nuestro anhelo de vivir para siempre y la realidad de lo que seremos.
Que este tiempo de descanso y porque no de reflexión nos sirva para agradecer el gran amor que nos tiene el Señor y reflexionar sobre nuestra condición.