jueves, 7 de marzo de 2013

Recuerdo mis primeros días en el colegio, cuando por necesidad de espacio, nos trasladaron del colegio de Magdalena a la sede que hoy comparto como mi centro de labores, mi segundo hogar. Me quede maravillado por las dimensiones, por el bosque que había, lo que hoy son las canchas auxiliares de futbol, esos primeros días fueron de exploración y reconocimiento. Recuerdo también las clases del profesor Novoa, Mejía, del padre “Abejón”, los días de confesiones, del profesor Carrillo y en fin de casi todos mis profesores, de la 5ta nota, de los paseos y campeonatos, la semana del colegio, la kermeses tan esperada, recuerdos que se mantienen en mi memoria, es como cuando uno regresa de viaje después de estar en el extranjero y se vuelve a encontrar con sus orígenes, con sus raíces, con sus calles, con su barrio, algo así siento cada día que ingreso por la misma puerta que hace 28 años me vio egresar, cada pasillo y cada salón, cada patio, cada vez que entonamos el himno del colegio, cada vez que se escucha nuestro lema: “Ser Claretiano es ser cada día mejor”. Hoy me toca como docente no solo transmitir conocimiento, también transmitirles a mis alumnos ese sentimiento que florece cuando te encuentras con un ex alumno, ese sentimiento de fraternidad, de hermandad, de amistad, transmitirles como en la convivencia de 11 años puedes forjar lazos que te duren toda la vida, transmitirles como se hace familia sin tener lazos sanguíneos. Cuando ingreso al colegio, le agradezco a DIOS por dejarme cumplir uno de mis sueños, ser DOCENTE del colegio que me formo, compartir con mis profesores de toda la vida y agradecerles por todo lo que hicieron por mí, agradecerle a los Padres Claretianos por la formación cristiana y moral que nos dieron. Yo soy maestro Claretiano por vocación, por gratitud y me siento orgulloso de ello. Donde tú dices suerte, Yo digo CONSTANCIA Donde tú dices casualidad, Yo digo DISCIPLINA Donde tú dices química, Yo digo TRABAJO Donde tú dices genética, Yo digo SACRIFICIO Cuando tú hablas........Yo....... ESTUDIO. Prof Javier Arevalo