viernes, 13 de mayo de 2016

Misericordina



San Miguel, 25 de Enero del 2016

Estimados Hermanos en el Señor:
El año pasado el Santo Padre abrió la Puerta Santa del Año Jubilar de la Misericordia. Esto implica que durante el presente año se viva en la Iglesia de Dios de una manera muy especial este valor evangélico que lo vemos reflejado en la vida de Jesús.
En una de las entrevistas que le hicieron el Papa Francisco, contó de una experiencia que tuvo al regalar unas pastillas,  llamadas MISERICORDINA. El Papa decía de la necesidad de tomar de esta medicina en la Iglesia de Dios, pues hace bien al corazón, al alma y a toda la vida.
Personalmente pienso  que los creyentes, en especial los educadores claretianos,  necesitamos tomar de este medicamento porque nuestro  quehacer educativo, debe hacerse siempre desde la misericordia. En esta realidad que vivimos cuántos niños,  niñas y familias necesitan sentir esa misericordia de Dios al  verse  abandonados o solos, a pesar quizás, de tener las cosas más necesarias para vivir dignamente, pero les falta amor, cariño y sobre todo misericordia.
Emulando esta acción del Papa Francisco, creí conveniente para nuestro colegio claretiano de Lima, hacer unas cajitas de misericordina, pensé también el compartirlas contigo y con tus maestros. Ojala pudieras realizar algo en tu colegio, que te permita recordar este valor.
Cada caja contiene dos pastillas de chocolate que se pueden comer  y un denario con un mensaje por dentro, indicando una acción que cumplir. En la cajita de la  medicina están escritas las obras de misericordia corporales  y espirituales. Espero que les sirva para empezar el año escolar.
Que Dios  bendiga a ti y a todos los maestros de la institución.
Atentamente



P. Ronel Chipana Peña cmf

Editorial Revista Signo 2016



« ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan,
a los niños que están creciendo?» (Laudato Si n. 160).


Estimados Lectores:
Les damos la cordial  bienvenida al inicio de  este nuevo año escolar 2016.Éste  llega con una ola de altas temperaturas e intenso calor, producto del fenómeno del Niño y a su vez  del poco cuidado  que brindamos a nuestra casa, que es el mundo. Según los entendidos  en esta materia,  cuanto más enferma se encuentre la tierra  es posible que los efectos del fenómeno del Niño sean cada vez más frecuentes y desastrosos. Por lo que la primera enseñanza que nos deja este inicio de año escolar es que debemos  cuidar  nuestro mundo.
 El Papa Francisco a través de su encíclica Laudato Si,   nos hace un  llamado a una “conversión” ecológica .Esto lo debemos empezar en nuestras escuelas,  no solo se trata de hacer campañas de reciclaje sino también de velar por el cuidado que debemos tener en el consumo del agua, la energía y en general  el cuidado  del medio ambiente.
Por otra parte este año las escuelas católicas deben caracterizarse por vivir la MISERICORDIA. Nos dice el Santo Padre que el fiel seguidor, el que se considere un discípulo del Señor, se debe diferenciar  por lo misericordioso que es. En la Bula de convocación: “Misericordiae vultus”, el Santo Padre señala el camino que debemos seguir  para vivir la misericordia, el  cual es vivir y cumplir las obras de misericordia corporales y espirituales. Nos hará un gran bien volver a recordarlas y enseñarlas en nuestras aulas. Ojala pudiéramos plasmar en todas nuestras escuelas esta invitación y dar al mundo un testimonio único de que somos misericordiosos, porque también Dios tuvo misericordia de nosotros.
En esta primera revista del año  encontrarán  orientaciones  para un buen inicio del año escolar, así  como también algunos tips para no cometer errores en nuestra acción administrativa.
Desde el Consorcio de Colegios Católicos les deseamos un buen inicio del  año escolar. Sigamos avanzando para ofrecer una mejor educación formando hombres y mujeres de bien que ayuden en su entorno social, que entiendan el encargo como un servicio y que estén dispuestos a ayudar y servir a su prójimo.
En el corazón de la mejor de las madres, la Virgen María.

P. Ronel Angel Chipana Peña cmf